Vinos La Vica | PENSAMIENTOS  DE UN VIÑADOR  PARA SOBRELLEVAR EL COVID19
17259
single,single-post,postid-17259,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

PENSAMIENTOS  DE UN VIÑADOR  PARA SOBRELLEVAR EL COVID19

VIÑEDO LA VICA

PENSAMIENTOS  DE UN VIÑADOR  PARA SOBRELLEVAR EL COVID19

 

Un  viñador  cultivaba un  viñedo llamado La Vica,  estaba triste y desolado, por la incertidumbre de un futuro, llevaba 28 años cultivando el viñedo y elaborando vinos. Un viñedo que recordaba en el invierno después de la poda a esculturas férreas,  recordando a soldados arrogantes  y a veces temperamentales, pero  romántico y pasional  en su mente ,su viñedo la recordaban a los candelabros  en una noche con su amada imaginaria, donde las velas eran los pámpanos y las llamas los racimos de malvasía.

En este lugar donde los olivos no tienen por qué avergonzarse; se desnudan sin reparo alguno, esperando a que las mirlos aniden en sus ramas, perchas de un ropero abandonado por los actores de un circo bohemio, que se mudaron al viñedo la Vica . Y los aves no migratorios; entre ellos los pájaros, palomas, perdices y tórtolas, agresivos, ruidosos en vuelo, prefieren pastar y esperar la maduración en la misma tierra, entre cepas de la Malvasía, Listán Negro y Tintilla, que cubren llanuras y declives sin sentido, allá donde el clima cálido, deja brotar la  floración, sólo un sol constante y eterno, siempre vigilado por el volcán de Bandama, en el corazón del Monte lentiscal.

Pero esa tristeza duró poco, porque al pasear entre sus viñas malvasías, una sola imagen ,descubrió el nacimiento de la floración, la esperanza del viticultor, la ilusión de la elaboración de nuevos vinos….volvió la pasión y el amor…por el vino.